Tercer día de observaciones 25/09/22

Salimos en dos grupos distintos a recorrer sectores del río que atraviesa la ciudad. Durante la mañana, Ricardo se dirige a el Parque El Loa, un lugar habilitado para paseos familiares en torno al río. En el lugar observa aves acuáticas de gran tamaño como la garza de cuello largo y una familia de Huairavos. Encuentra aves pequeñas, trabajadores, chercanes, gorriones, tórtolas y chincoles. También observa patos jergones y rojos, de estos últimos encuentra una pareja de macho y hembra. En el agua logra fotografiar lo que parece una trucha adulta. Ve algunas libélulas y arañas.

En la tarde salimos los del segundo grupo a un sector cercano al puente Topater donde existen unas antiguas piscinas artificiales construidas interrumpiendo el río, aprovechando su corriente para generar distintos espacios en que adultos y niños pueden bañarse. Allí encontramos patos jergones chicos que nadan atentos a las personas, listos para escapar volando si se les aproximan demasiado.

En algunas pozas al rededor y en algunas piscinas sin uso, también vemos lo que parecen ser alevines de trucha. Nos llama la atención que parecen preferir las que están más sucias para vivir, donde las aguas se ven casi estancadas, con burbujas, llenas de algas y basura.

Unos metros más abajo encontramos a grupos de patos jergones grandes. Entre ellos hay por lo menos una pata con polluelos que nadan al rededor de ella. Cuando nos ven, la pata se esconde debajo de las arbustos que hacen sombra sobre el agua y el resto de los patos adultos se ubican frente a la entrada del lugar en que se esconde ella junto a sus patitos. Cuando se sienten seguros, vuelven a salir. Vemos de todas formas, que su convivencia no está exenta de tensiones. Un pato macho corretea a los patitos y mamá pata sale en su defensa.

Como suele haber en este sector, donde el río está más protegido del viento, nos encontramos con extensiones de unos dos metros de diámetro de telas de araña. Se agrupan en lugares donde es posible capturar moscas y otros insectos.

Más abajo volvemos a ver a una pareja de patos jergones grandes, un macho y una hembra, y que protegen a un único polluelo. Este sector que va desde el Parque el Loa hasta el puente Topater, es probablemente el más protegido del viento y es el que hemos visto que prefieren los jergones grandes para anidar y cuidar sus crías, es probablemente un sector más protegido de la presencia humana ya que no hay otra forma de recorrer este trayecto que no sea a pie, a caballo o en bicicleta. Quizás sea esto lo que mantenga alejados a depredadores como zorros, que puedan interesarse en las crías, pero a la vez los patos han tenido que aprender a moverse a lo largo del río, sobre todo los fines de semana, esquivando a quienes llegan a hacer picnic al lugar y que además dejan las orillas llenas de basura: pañales, latas y botellas de cerveza, botellas de bebida, cartones y paquetes de papas fritas es parte de lo que arrastra el viento a la corriente del río o a quedar atrapados entre los juncos y los arbustos.

Casi finalizando la jornada logramos ver pizarritas, un habitante reciente de la provincia. Quienes formamos el grupo, nacimos y nos criamos en la ciudad y nunca vimos esta pequeña ave hasta hace unos tres años atrás. Hoy parece prosperar y mostrarse cada vez más habituada a la gente.

Posted by bioblitz_loa bioblitz_loa, September 26, 2022 04:42

Comments

No comments yet.

Add a Comment

Sign In or Sign Up to add comments

Gracias al apoyo de:

¿Quiere apoyarnos? Pregúntenos cómo escribiendo a snib.guatemala@gmail.com