Segundo día de observaciones. 24/09/22

Nos fuimos a un sector llamado Angostura, pasadas las marmoleras, unos kilómetros antes de llegar a San Francisco de Chiu Chiu un antiquísimo poblado indígena colonizado por españoles y que está a 30 km al este de Calama y a 2525 msnm.

El sector del río en que nos quedamos parece un área de ciénagas. Amplios juncales ahora secos, dan muestra de la fuerza del agua cuando llegan las crecidas. No es posible caminar sobre ellos sin hundirse. Se ve que debe ser un buen lugar para la pesca de trucha por algunas personas que vemos ubicadas en distintos puntos de las orillas con sus cañas, pero fuera de las golondrinas que luchan contra el fuerte viento que hay, no parece haber más vida fuera del agua. De pronto aparece un aguilucho hembra, que también, empujada por el fuerte viento, vuela muy cerca del suelo. La vemos esconderse de un grupo de personas que vienen en un jeep bajando a tierra, ocultándose entre las ramas, agachándose pero observando y finalmente la vemos levantar el vuelo cuando decide que los intrusos están demasiado cerca.

Unos metros más hacia el este, encontramos islotes de juncos en los que se ocultan aves como chercanes y trabajadores. Ocasionalmente nos parece ver chirigües. Un poco más río arriba, vemos patos jergones que a diferencia de los que hemos visto en las secciones del río que pasan por Calama, son mucho más tímidos y no nos permiten aproximarnos lo suficiente como para fotografiarlos.

Es un lugar curioso, nostálgico. No hay árboles, solo el río que interrumpe la costra dura que más allá de los juncos se extiende en campos de brea seca y costras de sal que crepitan al caminar sobre ellas. Huellas marcadas en lo que fue barro alguna vez, dan muestra de camélidos que seguro deben visitar el lugar cuando los pastos están verdes, pero no es tiempo de aquello aún.

De regreso hacia Calama, atravesamos bajo los enormes molinos de los aerogeneradores de los parques eólicos que se han ido instalando y expandiendo en la zona. Escuchamos cómo sus aspas de 60 metros de longitud cortan el viento en un escalofriante sonido como de espada. Tres aspas nuevas vienen llegando al lugar cargadas por camiones con acoplado, una por cada uno.

Posted by bioblitz_loa bioblitz_loa, September 26, 2022 04:05

Comments

No comments yet.

Add a Comment

Sign In or Sign Up to add comments

Gracias al apoyo de:

¿Quiere apoyarnos? Pregúntenos cómo escribiendo a snib.guatemala@gmail.com