Home River Bioblitz 2022_Loa_Chile's Journal

September 26, 2022

Tercer día de observaciones 25/09/22

Salimos en dos grupos distintos a recorrer sectores del río que atraviesa la ciudad. Durante la mañana, Ricardo se dirige a el Parque El Loa, un lugar habilitado para paseos familiares en torno al río. En el lugar observa aves acuáticas de gran tamaño como la garza de cuello largo y una familia de Huairavos. Encuentra aves pequeñas, trabajadores, chercanes, gorriones, tórtolas y chincoles. También observa patos jergones y rojos, de estos últimos encuentra una pareja de macho y hembra. En el agua logra fotografiar lo que parece una trucha adulta. Ve algunas libélulas y arañas.

En la tarde salimos los del segundo grupo a un sector cercano al puente Topater donde existen unas antiguas piscinas artificiales construidas interrumpiendo el río, aprovechando su corriente para generar distintos espacios en que adultos y niños pueden bañarse. Allí encontramos patos jergones chicos que nadan atentos a las personas, listos para escapar volando si se les aproximan demasiado.

En algunas pozas al rededor y en algunas piscinas sin uso, también vemos lo que parecen ser alevines de trucha. Nos llama la atención que parecen preferir las que están más sucias para vivir, donde las aguas se ven casi estancadas, con burbujas, llenas de algas y basura.

Unos metros más abajo encontramos a grupos de patos jergones grandes. Entre ellos hay por lo menos una pata con polluelos que nadan al rededor de ella. Cuando nos ven, la pata se esconde debajo de las arbustos que hacen sombra sobre el agua y el resto de los patos adultos se ubican frente a la entrada del lugar en que se esconde ella junto a sus patitos. Cuando se sienten seguros, vuelven a salir. Vemos de todas formas, que su convivencia no está exenta de tensiones. Un pato macho corretea a los patitos y mamá pata sale en su defensa.

Como suele haber en este sector, donde el río está más protegido del viento, nos encontramos con extensiones de unos dos metros de diámetro de telas de araña. Se agrupan en lugares donde es posible capturar moscas y otros insectos.

Más abajo volvemos a ver a una pareja de patos jergones grandes, un macho y una hembra, y que protegen a un único polluelo. Este sector que va desde el Parque el Loa hasta el puente Topater, es probablemente el más protegido del viento y es el que hemos visto que prefieren los jergones grandes para anidar y cuidar sus crías, es probablemente un sector más protegido de la presencia humana ya que no hay otra forma de recorrer este trayecto que no sea a pie, a caballo o en bicicleta. Quizás sea esto lo que mantenga alejados a depredadores como zorros, que puedan interesarse en las crías, pero a la vez los patos han tenido que aprender a moverse a lo largo del río, sobre todo los fines de semana, esquivando a quienes llegan a hacer picnic al lugar y que además dejan las orillas llenas de basura: pañales, latas y botellas de cerveza, botellas de bebida, cartones y paquetes de papas fritas es parte de lo que arrastra el viento a la corriente del río o a quedar atrapados entre los juncos y los arbustos.

Casi finalizando la jornada logramos ver pizarritas, un habitante reciente de la provincia. Quienes formamos el grupo, nacimos y nos criamos en la ciudad y nunca vimos esta pequeña ave hasta hace unos tres años atrás. Hoy parece prosperar y mostrarse cada vez más habituada a la gente.

Posted on September 26, 2022 04:42 by bioblitz_loa bioblitz_loa | 0 comments | Leave a comment

Segundo día de observaciones. 24/09/22

Nos fuimos a un sector llamado Angostura, pasadas las marmoleras, unos kilómetros antes de llegar a San Francisco de Chiu Chiu un antiquísimo poblado indígena colonizado por españoles y que está a 30 km al este de Calama y a 2525 msnm.

El sector del río en que nos quedamos parece un área de ciénagas. Amplios juncales ahora secos, dan muestra de la fuerza del agua cuando llegan las crecidas. No es posible caminar sobre ellos sin hundirse. Se ve que debe ser un buen lugar para la pesca de trucha por algunas personas que vemos ubicadas en distintos puntos de las orillas con sus cañas, pero fuera de las golondrinas que luchan contra el fuerte viento que hay, no parece haber más vida fuera del agua. De pronto aparece un aguilucho hembra, que también, empujada por el fuerte viento, vuela muy cerca del suelo. La vemos esconderse de un grupo de personas que vienen en un jeep bajando a tierra, ocultándose entre las ramas, agachándose pero observando y finalmente la vemos levantar el vuelo cuando decide que los intrusos están demasiado cerca.

Unos metros más hacia el este, encontramos islotes de juncos en los que se ocultan aves como chercanes y trabajadores. Ocasionalmente nos parece ver chirigües. Un poco más río arriba, vemos patos jergones que a diferencia de los que hemos visto en las secciones del río que pasan por Calama, son mucho más tímidos y no nos permiten aproximarnos lo suficiente como para fotografiarlos.

Es un lugar curioso, nostálgico. No hay árboles, solo el río que interrumpe la costra dura que más allá de los juncos se extiende en campos de brea seca y costras de sal que crepitan al caminar sobre ellas. Huellas marcadas en lo que fue barro alguna vez, dan muestra de camélidos que seguro deben visitar el lugar cuando los pastos están verdes, pero no es tiempo de aquello aún.

De regreso hacia Calama, atravesamos bajo los enormes molinos de los aerogeneradores de los parques eólicos que se han ido instalando y expandiendo en la zona. Escuchamos cómo sus aspas de 60 metros de longitud cortan el viento en un escalofriante sonido como de espada. Tres aspas nuevas vienen llegando al lugar cargadas por camiones con acoplado, una por cada uno.

Posted on September 26, 2022 04:05 by bioblitz_loa bioblitz_loa | 0 comments | Leave a comment

September 23, 2022

Primer día de observaciones. 23/09/22

Partimos a siete kilómetros de la ciudad de Calama, siguiendo la quebrada del río Loa hasta un sector llamado Yalquincha, un pequeño valle que es una de las zonas de biodiversidad más próximas a la ciudad. Recientes incendios dejaron daños notorios al ingreso del valle desde la carretera. Son unas 10 hectáreas de pastizales carbonizados.

Destacado en la prensa por la presencia de una comunidad indígena del mismo nombre y de origen Quechua, la municipalidad ha dicho que quiere declarar este valle Zona de Interés Turístico, sin embargo lo que se ve a los costados del camino de tierra en mal estado que lo recorre, son instalaciones de empresas de áridos y otras pequeñas faenas relacionadas al abastecimiento de la minería local: galpones, camiones, basura industrial, un paisaje parecido al puerto seco apenas a un par de kilómetros al oeste del valle.

Se observa además que hay construcciones particulares y campings cuya arquitectura y distribución no demuestran cuidado espontáneo con el entorno o fiscalización, y que han extendido su infraestructura casi llegando hasta la línea de la crecida del río. Un miembro del equipo aficionado a las aves y que lleva varios años explorando el sector monitoreándolas, cuenta que cada vez hay más instalaciones acercándose a las aguas casi sobre los humedales, presionando el hábitat de las especies y obligando a estas a trasladarse a veces demasiado cerca de los sectores poblados y donde la presencia de perros sin tenencia responsable es lo habitual.

Se ha demarcado un sector del camino con carteles que indican "zona de pequenes", una pequeña lechuza nativa de hábitos diurnos y que desgraciadamente anida en murallones de arenisca apenas a unos metros del camino y es fácil de observar de día. Nos preocupa el grado de exposición de estos animales.

En uno de los humedales logramos observar parejas de tagua gigante y chica, patos jergones y patos puna conviviendo en relativa armonía (las territoriales taguas corretean a otras aves que se les aproximan a los sectores elegidos por ellas). De pronto aparece la visita esporádica de un solitario pato rojo macho, y una pareja de alguna especie de posibles carádridos. Hay pequeñas aves de juncales: trabajadores, una esquiva pareja de siete colores, muchos chercanes, y gorriones y chincoles. También es época en que llegan las golondrinas chilenas y avistamos varias sobre el humedal. Escuchamos la presencia de ranas, y vimos un fugaz lagarto corredor. Avistamos en las murallas del valle un águila mora y uno de sus nidos abandonados y ahora ocupado por gorriones.

Posted on September 23, 2022 20:12 by bioblitz_loa bioblitz_loa | 1 comment | Leave a comment

Archives

Gracias al apoyo de:

¿Quiere apoyarnos? Pregúntenos cómo escribiendo a snib.guatemala@gmail.com